miércoles, 11 de mayo de 2011

Hacia donde va la Republica Dominicana.

El miércoles, 11 de mayo de 2011 a las 21:57.

Desde muy pequeño vi en la política una forma de ayudar a los pueblos a salir de la pobreza y alcanzar los logros anhelados por todos los seres humanos para tener una mejor sociedad. Esperanzado en ver los logros obtenidos por las naciones desarrolladas, buena educación, un sistema de salud incuestionable, garantía de un real estado de derecho y pocos problemas con la alimentaron.



Desde siempre he simpatizado por el PLD, una organización política fundada por el Profesor Juan Emilio Bosch Gaviño, con un ideal claro auxiliar la República Dominicana ante sus precariedades y encarrilarla por el camino de la prosperidad, el progreso y la equidad.



Al ver desarrollarse estos gobiernos del partido por el cual simpatizo, veo que se ha hecho mucho, pero falta centrarse en los sectores fundamentales para lograr el avance tan anhelado. Una mejor inversión y distribución en Educción con un seguimiento debido encabezado por la sociedad en pleno. Donde todos y cada uno de los ciudadanos nos podamos sentir interesados en que los fondos del Estado sean bien utilizados, donde no exista la desviación y/o corrupción.



El problema no termina con la asignación o no del 4%, (al que se le da un manejo polítiquero), sino mas bien que se destinen estos fondos a los que no creo que Dominicano alguno se atreva a oponerse. Ya que con una mejor educación, tendríamos garantizado un mejor país.



En cuanto al sector de la salud no es posible sostenernos con el sistema deficiente de salud que tenemos, aunque reconozco se han dado pasos en favor de dicho sector. Pero no los suficientes como para tener garantizado un sistema de salud digno. Donde las inversiones estén dirigidas siempre a favor de los mas necesitados, donde el Estado pueda suplirle los medicamentos, donde la corrupción en los hospitales públicos llegue a su fin y sean debidamente castigados quienes incurran en dichas faltas.



Aspiro a tener una sociedad fundada/apegada a los valores éticos y morales, donde el pobre pueda vivir dignamente, donde el Estado cumpla a cabalidad su función, donde los programas sociales estén dirigidos a favorecer a los que menos pueden. Aspiro a vivir en país donde exista plenamente un estado de derecho.



Donde la seguridad ciudadana este vedada por la delincuencia, donde el ciudadano común cuando salga a la calle no ande con tanto temor de ser atracado o secuestrado, mas bien que la gente cuando vea un policía entienda que este surge para garantizar la paz a la sociedad, y que siempre tendrá que auxiliar al abusado.



Tener una sociedad donde sectores como el periodismo no este tan comprometidos con los sectores (intereses) económicos, mas que cumplir con su deber de informar de una forma objetiva y veraz. Y así dejen de actuar de una forma tan esclavizada confundiendo permanentemente a la sociedad. Donde pueda valer la pena este sector.

Donde los partidos políticos no anden desarrollando su campaña en la demagogia persistente, y se juegue una y otra vez al olvido o la falta de memoria, mejor dicho repetir tantas veces una mentira hasta que esta aparente ser verdad, pero debemos tener presente que esta jamás sera verdad.



Donde la corrupción no se lleve día a día tantos recursos, donde los funcionarios públicos entienda que lo del Estado se debe respetar, y que el robo no es una practica correcta, que debe ser sancionada radical y ejemplar-mente.



En fin aspiro a una nación donde con una plan estratégico que se cumpla podamos al menos resurgir con soluciones a los problemas con los cuales contamos desde el nacimiento de nuestra sociedad.



A veces me pregunto, por que la República Dominicana, en mas de 160 años de Independencia, no puede presentar ningún logro que vaya en favor propio de la sociedad. Por que mi país se mantiene sumergido en un limbo en cuanto al avance y el progreso necesario para nosotros.



Con la forma de dirigir los destinos de la nación, por parte de los partidos tradicionales y la rutina siendo la punta de lanza de los mismos, no creo que podamos tener una República Dominicana de la cual nos podamos sentir orgullosos en el mañana.



Apelo a la sensatez de los diversos sectores de la sociedad que para nada asumen con responsabilidad su función, ni sus deberes, es por ello que me decepciono de mi País.



Nuestro futuro Dominicanos es incierto. Facilita tu parte y acude a la armería moral de dignidad para ver si logramos el avance real, para construir una mejor nación, donde nuestros ciudadanos puedan tener una mejor sociedad.



Acaso no valió la pena el sacrificio de hombre como Juan Pablo Duarte, Gregorio Luperón y Francisco Alberto Caamaño.





Muy responsable-mente. Amed Numeiry Haza Moreno.