domingo, 21 de junio de 2015

La desproporcionalidad en las relaciones de República Dominicana y Haití, bajo el ojo de la comunidad internacional.

Debo reconocer que el titulo que le he dado a esta breve nota donde plasmo mi parecer sobre las relaciones Dominico-Haitiana y la potestad soberana que tiene el Estado Dominicano de desarrollar y aplicar una política migratoria que vaya en consonancia con lo esperado por el pueblo Dominicano por más de un centenar de años, aparenta interesante, pese a ello no es la razón de esta nota, donde no trato de ser gracioso con ningún sector, sino mas bien exponer lo que pienso en base a una investigación y razonamiento previo.

Como sabemos existe una hilera de normas que velan por regular el trato al inmigrante en territorio Dominicano, tales como: La Constitución de la República Dominicana del año 2010, leyes como; la Ley General de Migración 285-04, Ley 344-98 que establece sanciones a las personas que se dediquen a planear, patrocinar, financiar y realizar viajes o traslados para el ingreso o salida ilegal de personas, desde o hacia el territorio nacional, sean éstas nacionales o extranjeras, de 14 de Agosto de 1998, Ley 137-03 sobre el tráfico ilícito de inmigrantes y trata de personas, Ley 169-14: establece régimen especial para personas nacidas en RD inscritas irregularmente y sobre naturalización, la Ley 199-67 que crea la tarjeta de turismo y la Ley 6125 que genera la cédula de identificación personal, jurisprudencias tales como: la sentencia No. 3 del 11 de abril del 1983 de la Suprema Corte de Justicia en materia de tierras con consideraciones sobre condición de extranjero transeúnte, decretos tal como: el Decreto No.631-11, que aprueba el Reglamento de Aplicación de la Ley General de Migración No. 285-04, también existen once resoluciones de la Dirección General de Migración que han tratado de manera fallida podríamos decir tratan de regular esta molestosa situación.

Existen por igual una serie de resoluciones dentro de las que vamos a hacer menciones: Resolución No. 413 del 16 de noviembre de 1932, que aprueba la Convención sobre Condición de los Extranjeros, suscrita en la VI Conferencia Interamericana de La Habana, Cuba, Resolución No. 4528, del 31 de agosto de 1956, Gaceta Oficial No. 8025, que aprueba el Convenio No. 19, de la Organización Internacional del Trabajo, relativos a la igualdad de Trato entre los Trabajadores Extranjeros.  

Igual tenemos que hacer mención del Protocolo de Entendimiento sobre los Mecanismos de Repatriación entre la República Dominicana y la República de Haití, suscrito el 02 de diciembre del 1999.

Sin mencionar quizás toda una amplia cantidad de jurisprudencias emanadas del Tribunal Constitucional que le reconocen determinadas atribuciones al director general de migración.

Entonces podemos decir que tenemos toda una caterva de normativas que persiguen trazar una política migratoria del Estado Dominicano, pero el gran dilema está en que no había existido una voluntad de estado por enmendar los entuertos que nos genero durante décadas aunque suene risible el mismo estado a través de decisiones graciosas de los gobiernos, que quizás nunca pensaron hoy presentaríamos tantas dificultades debido a presiones de organismos internacionales que anhelan ver sucumbir o colapsar al Estado Dominicano.

Ahora pasando a ver las convenciones y pactos de los que como estado hemos firmado nuestra inserción que conlleva el compromiso de respetar a cabalidad las disposiciones que de allí emanan tenemos:
La Convención sobre Derechos del Niño, aprobada mediante Resolución No.8-91 del 23 de junio de 1991, Gaceta Oficial No. 980556, el Pacto Interamericano de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Podemos definir como excelentes estos convenios y acuerdos que surgen para regular determinados derechos del individuo para habitar en sociedad respetándosele sus derechos humanos.

Como pudimos observar siempre el estado ha velado por generar normas, que con posterioridad no logra hacerlas vales, entonces esas acciones de baja responsabilidad ha parido este conflicto.

Ahora bien con el pasar del tiempo nuestra sociedad ha sido excesivamente solidaria con los vecinos de Haití, hemos llegado al extremo de quitarnos la comida de la boca para alimentarles con posterioridad al terremoto del año 2010. Es por ello que veo con admiración como se nos quiere endilgar el termino de racistas y xenófobos, cuando ambos términos son abusivos y desproporcionales con el accionar del Estado Dominicano para con el pueblo Haitiano.

Jamás me permitiría propugnar por el irrespeto a los derechos humanos que tiene derecho todo individuo como dije en un párrafo anterior, no creo que con mecanismos violentos logremos adecentar la litìs migratoria, no podemos ocultar que en determinadas situaciones algunos se han excedido en el trato a los nacionales Haitianos vejando sus derechos, como estado no podemos inobservar lo acontecido en el 1937 en aquella siempre criticable acción del presidente de turno nos referimos a Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien entendió que extinguiendo la vida de esos Haitianos le asignaría al Estado Dominicano grandes beneficios al interferir en el color de los individuos.

Con asombro vemos como una significativa cantidad de organismos internacionales se ensañan en destruir la imagen de un país pacífico, solidario y progresista como lo es la nación de Juan Pablo Duarte y Díez, que vamos a citar: La Organización de Estados Americanos a través de su órgano principal y autónomo Comisión Interamericana de Derechos Humanos, La Corte Interamericana de Derechos Humanos que es una institución del Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos (SIDH), Amnistía Internacional que trabajan por un mundo en el que todas las personas puedan disfrutar de sus derechos humanos, a esas entidades podemos aceptarle que pregonen la defensa de los Derechos Humanos de los individuos que son vulnerados por los estados, aunque en sus pronunciamientos no podemos ocultar existen un elevado nivel de prejuicio.

Lo que mas no sorprende es que busca El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados accionando fuera de los principios, atribuciones y responsabilidades que dieron origen a ese organismo, veamos: Utilizando la Convención de 1951 como su herramienta más importante, el mandato principal del ACNUR es garantizar la protección internacional de aproximadamente 46 millones de personas desarraigadas y apátridas en el mundo. La Convención promociona los derechos humanos básicos de los refugiados y la no devolución contra su voluntad a un país donde sufran persecución. Les ayuda a repatriarse a su país de origen cuando las condiciones así lo permitan, a integrarse en los países de asilo o a reasentarse en terceros países.

Entonces quiero plasmar de manera integra el artículo 11 de la Constitución de la República de Haití, para concluir acerca de si procede el termino apátrida con los Haitianos que serian eventualmente repatriados a su país.

Artículo 11. Son haitianos por origen: 1) Todas las personas nacidas en Haití de padre haitiano o madre haitiana; 2) Todas las personas nacidas en el extranjero de padre y madre haitianos; 3) Todas las personas nacidas en Haití de padre extranjero o, si no es reconocido por su padre, madre extranjera, siempre que descienda de la raza negra. La calidad de nacionalidad haitiana, tanto de origen como adquirida, no se puede eliminar el reconocimiento posterior de padre extranjero. 

ACNUR sostiene que una persona apátrida es aquella que no es reconocida por ningún país como ciudadano. Entonces la misma Constitución de la República de Haití les contradice.

Llamarnos racistas y xenófobos, caramba no hay falacia más extensa que esa, si le albergamos, velamos por su seguridad e integridad, los asimilamos como lo que son seres humanos con una amplia vocación de trabajo, nunca hemos propugnado a partir de la vida democrática de nuestra nación por el irrespeto a sus derechos, entonces podemos afirmar que la campaña que calificamos como perversa de tergiversación con rango o jurisdicción internacional contra la infeliz República Dominicana es abusiva, desproporcional, inmerecida, e injusta, que tiene como único objetivo desconocer la ejecución de políticas soberanas a las que tiene pleno jurisdicción el Estado Social y Democrático de Derecho de la República Dominicana.
  




sábado, 13 de junio de 2015

Que manera de hacer política en el siglo XXI...!!!

Veo con asombro como en la era de la modernidad, auge de internet y las redes sociales, tantos pre candidatos/as, a las diferentes posiciones tanto congresuales como municipales, accionan en franco desconocimiento de cuáles son sus reales atribuciones. 

Los pre candidatos/as a: concejales o regidores, diputados/as o alcalde no están para repartir dentro de su "plan de acción social", canastillas, mosquiteros, hojas de zinc, madera, etc, esto independientemente de que en múltiples zonas, municipios, provincias, existen diversas necesidades, fruto de un descuido extremo de las autoridades que históricamente accionan en dirección contraria.

Quiero ver pre candidatos/as a las diversas posiciones congresuales y municipales, presentando propuestas en favor de los municipios, a los que estos pertenezcan. No es posible que a estas alturas de juego, existan individuos con intenciones de llegar a ocupar una curul en el Congreso Nacional o en la Sala Capitular del ayuntamiento de municipio alguno, con la simple justificación de "desarrollar acciones sociales", sus responsabilidades no son esas.

Como sabemos la responsabilidad de los miembros del Congreso Nacional es generar las normas que vayan a regular la colectividad esto es en primer plano las leyes que facilitaran la convivencia entre los individuos en toda sociedad medianamente organizada donde sus instituciones funcionen. Igual tienen otras múltiples responsabilidades, como lo son las veinte y cinco atribuciones que establece nuestra Carta Magna en su artículo 93.

Aunque sé que no podemos inobservar que ante la exclusión parcial, quizás debido esto al amplio número de solicitudes que pueden emanar de una sociedad pobre ante los diversos estamentos que tienen como norte aplicar la política de asistencia social por parte del gobierno Dominicano en favor de los más desgraciados, es quizás este el motivo esencial que da cabida a que nuestros legisladores tengan que verse precisados a accionar en vía de soluciones de necesidades que tienen los casi indigentes ciudadanos de los diferentes municipios.


Les puedo confesar que es excesivamente degradante la manera en que estos infelices asisten a los estamentos de poder a depositar sus solicitudes, de ayudas con recetas, medicamentos, enseres del hogar, tratamientos, alimentos, etc, donde en muchos casos aparenta que estas no son siquiera leídas por quienes dirigen los estamentos llamados a cubrir esas necesidades, ya que ni siquiera una respuesta digna se les da, es bueno aclarar que no estamos pidiendo que todas las solicitudes sean atendidas con la celeridad y respuesta positiva que no tiene las debidas condiciones un estado débil, donde algunos abusan de esa condición para hacer petitorios con un fin justificado el que nunca se llegara a materializar. 

Siguiendo con nuestro escrito queremos hacer mención ahora a las atribuciones de los alcaldes, concejales o regidores, que están fundamentadas en la Ley 176-07 Del Distrito Nacional y los municipios (mod. por la Ley 341-09), que surge con el fin de regular o estatuir sobre las atribuciones de los regidores y alcaldes que son los que encabezan la especie de gobierno local en las determinadas demarcaciones donde los legisladores han entendido necesario que deben existir en base a una necesidad social. Igual esta ley trata de normar la utilidad de los recursos que manejan estos ayuntamientos. 

El artículo 19 de la antes mencionada ley hace mención a quince puntos que conforman las competencias propias del ayuntamiento. Leyendo estos quince puntos, solo me detengo a decir que bello seria si mínimamente esto se pudiera cumplir en los diferentes municipios siquiera a medias. 

Entonces podemos inferir que el problema de nuestra sociedad no está en generar más de la vasta cantidad de leyes que existen, sino en tratar aunque sea de manera gradual hacer cumplir las ya existentes. 

Vemos a diario como en su colectividad las alcaldías y distritos municipales, ignoran en su accionar las responsabilidad que tienen en nombre de sus titulares. 

Para concluir y no extenderme más, quiero en sí, ver pre candidatos/as de las diferentes organizaciones políticas hacer propuestas de ante proyectos de leyes, que someterían, fundamentando en esto su programa de ejecución o desarrollo durante el cuatrienio para que el fueren elegidos/as. 

Igual ver concejales que hayan asimilado que sus funciones son estrictamente normativas y de fiscalización y en modo alguno pueden ejercer labores administrativas y ejecutivas, que se olviden del accionar bajo la modalidad de delincuentes a la que tradicionalmente nos tienen acostumbrados.

BASTA YA, PODEMOS MAS....!!!








martes, 26 de mayo de 2015

Muy pronto retomaremos este espacio con análisis sobre temas diversos.

Muy pronto retomaremos este espacio con análisis sobre temas diversos, en los diferentes tópicos que le interesan a nuestra sociedad. Los mismos serán estructurados acorde a los principios de objetividad y apego a la intima convicción de argumentos no contaminados, no serán artículos politiqueros y comprometidos, como los que nos tienen acostumbrados los lisonjeros de la comunicación. Dentro de la carpeta que ofertaremos están análisis jurídico, social, comunitario, político y estructural de nuestra sociedad.

martes, 19 de marzo de 2013

Batalla del 19 de Marzo

19 de Marzo.jpg


La Batalla del 19 de marzo o Batalla de Azua fue la primera gran batalla en defensa de la independencia dominicana y se libró el 19 de marzo de 1844, en Azua. Una fuerza de 2,200 tropas dominicanas, una parte del ejército del sur, dirigidas por el general Pedro Santana, derrotaron a una fuerza de 10,000 soldados del ejército haitiano encabezada por el general Souffrand.


Historia


Luego de Proclamada la Independencia, nuestro país fue escenario de diferentes batallas, una que marco el antes y el después fue la reconocida Batalla del 19 de marzo de 1844 en la provincia de Azua de Compostela.


En esta fecha se libró la primera gran acción de guerra entre tropas dominicanas y las fuerzas invasoras haitianas, encabezadas por el entonces Presidente Charles Hérard, la cual tuvo lugar en la entrada de Azua, camino a San Juan de la Maguana.


Una vez Charles Hérard se dio cuenta del Movimiento Independentista de 1844 preparó su ejercito con fin de combatir a los dominicanos, saliendo de Puerto Príncipe con 30,000 hombres divididos entre 10,000.


Una al mando del General Pierret quien tomó las ciudades de Puerto Plata y Santiago, y la otra comandada por Hérard, que se dirigía a hacia Azua, y finalmente la de Neyba, al mando del General Souffront.


Mientras en la parte dominicana se encontraba el General Pedro Santana que estuvo acompañado por Antonio Duvergé, quien estaba encargado de velar por los diferentes lados durante la batalla.


Las tropas dominicanas estaban posicionadas en puntos estratégicos en la ciudad de Azua , conformadas por 2,500 soldados, entre los que se encontraban hateros y monteros, que formaban el ejército de Pedro Santana. Entre los soldados se encontraban jóvenes azuanos que habían sido entrenados por Duvergé y Francisco Soñé.


Para combatir el ejército haitiano Santana formó dos líneas compuestas por dos cañones, uno a cargo de Francisco Soñé, y la otra por el Teniente José del Carmen García.


Datos históricos revelan que la batalla inició alrededor de la 7:30 de la mañana, donde los dominicanos vencieron a los haitianos, aunque no se sabe con exactitud el número de muertos de ambos países, lo que si se sabe es que los haitianos se vieron obligados a salir del territorio dominicano.


Otros militares que combatieron fueron, los soldados Valentín Alcántara y Vicente Noble. Al centro de la defensa dominicana una pieza de arma y el grueso de las tropas comandadas por Juan Esteban Ceara, Lucas Díaz y Luís Álvarez.


Cada 19 de marzo es motivo de fiesta en la Provincia sureña, donde autoridades gubernamentales se trasladan a celebrar un año más de tan importante gesta, y solo en azua es declarado día de fiesta.


Organización de las tropas

Las tropas dominicanas estaban distribuídas de la siguiente manera:


En el Camino del Barro (noroeste del pueblo), la fuerza de la fusilería azuana comandada por el capitán Vicente Noble;


En el Fuerte Resolí, en un pequeño cerro al norte y en la orilla derecha del Río Vía, 200 hombres al mando de Nicolás Mañón (Nota: no confundir este fuerte con el localizado en Najayo Arriba, San Cristóbal);


En centro de la villa, frente al camino de San Juan, se encontraban dos cañones, uno manejado por Francisco Soñé y otro por José del Carmen García;


En Los Conucos y camino a Las Clavellinas (suroeste del pueblo), se encontraba una fuerza de artillería comandada por Matías de Vargas, José Leger y Federico Martínez.


Batalla del 19 de Marzo
la Guerra por la Independencia Dominicana
Fecha19 de marzo de 1844
LugarAzua
ResultadoVictoria dominicana
Beligerantes
Bandera de República Dominicana. República DominicanaBandera de Haití. Haití
Comandantes
Bandera de República Dominicana. Pedro Santana
Bandera de República Dominicana. Antonio Duvergé
Bandera de Haití. Charles Hérard
Bandera de Haití. Gral. Souffrand
Fuerzas en combate
2,200 regulares y milicianos10,000 regulares
Bajas
Se desconoceCuantiosa
Cronología
Anterior
Batalla Cabeza de Las Marías
Batalla del 19 de MarzoPosterior
Batalla del 30 de Marzo



viernes, 1 de marzo de 2013

El Método Apriorístico en el Periodismo Dominicano.



      Con el pasar del tiempo vemos como los profesionales de la comunicación se distancian de la esencia que le dio nacimiento a su oficio.

     Muchas veces se dejan embargar por el sensacionalismo politiquero, dejando entre ver con tal acción que no se ajustan debidamente a los deberes profesionales que sostiene su profesión.

     Utilizar el método apriorístico, es emitir noticias, opiniones, comentarios, y acusaciones en los diferentes medios de comunicación sin haber previamente desarrollado la investigación de lugar, aunque se podría justificar que  un error en la fuente periodística es la responsable cuando se comete una acción poco profesional,  pero sabemos

     Tal y como esta establecido en el capitulo I (DE LA LIBERTAD DE PRENSA E INFORMACION), del Código de Ética del Periodismo Dominicano, en sus cinco artículos recoge  la manera de cómo debe accionar un periodista en la obtención de la información, haciendo énfasis en que el periodismo es un servicio de interés social, por otra parte establece el referido Código de Ética que el periodista defenderá el derecho universal de las personas a ser bien informadas, es por ello que me he motivado a redactar esta breve nota, tratando de generar conciencia en nuestros comunicadores, para alcanzar un mejor periodismo.

     Siempre me ha motivado la comunicación, la buena comunicación en un espacio meramente democrático, donde fluyan las opiniones en un abanico de ideas,  y precisamente por excesos cometidos por quien suscribe ya que nadie es perfecto, y partiendo de que errar es de humano, y rectificar de sabios, trato de orientar humildemente.

     Vemos como el capitulo II del mencionado Código de Ética, habla de los deberes y derechos ante la sociedad que tiene el periodista, donde en ocho artículos recoge el compromiso social del periodista y su obligación con la buena comunicación.

     Ahora me centrare en el capitulo VII, que habla de los Actos contra la profesión periodística, dicho capitulo recoge en síntesis mi articulo referente a los actos antiéticos.

     Entiendo que la independencia es difícil para ser humano alguno, pero la objetividad JAMAS, debe perderse, y es por ello que lamentablemente con todo el dolor de mi alma, veo como nuestros medios de comunicación mas bien parecen ser seccionales de los diversos partidos políticos, donde mediante acciones politiqueras, se juega con la moral de todo el mundo, partiendo de que debe imperar la  Libertad de Prensa, que es un principio universal respetado por todas las naciones que aspiran a consolidarse democráticamente hablando.

     Vemos como se aglomeran por resentimiento, odio, fanatismo, empecinamiento, etc, tanto hacia un sector como hacia el otro, cuando debe primar la objetividad, esto es olvidarse de su filiación, sentimiento, o pasión política, social y religiosa durante el ejercicio de la labor profesional. Estas características dan nacimiento al sensacionalismo mediático, y por ende al distanciamiento de la esencia como génesis del periodismo.

     Espero juiciosamente que nuestro periodismo en vez de seguir desconectándose de su misión de bien  comunicar, más bien se centre en su responsabilidad social.


jueves, 28 de febrero de 2013

Criterio para destituir un funcionario publico.


El criterio que debe primar para la destitución de un funcionario público, es que hayan elementos suficientes como para procesarle judicialmente, esto posterior a una prudente y exhaustiva investigación.

Independientemente de esto entiendo, y valoro como debida que mediante una resolución del ejecutivo, (entiéndase decreto), los Ministros y Directores Generales no durasen en el cargo mas allá de un ano, para evitar que la costumbre desarrolle la mala confianza.

Estamos consciente de que el buen funcionamiento de un gobierno no dependerá estrictamente de este tipo de accionar por parte de la máxima autoridad del Poder Ejecutivo, pero esto bien podría incidir en generar mecanismos  que vayan acorde con el buen accionar ético de los funcionarios.

Igualmente reconozco que se requiere una aptitud enérgica, firme y decidida de parte del primero dentro de sus iguales cuya vocación vaya rodeada de la dignidad moral.

Nuestros gobernantes no deben ceder ante las presiones, sino mas bien tener organismos que cumplan su misión de investigar buscando elementos de responsabilidad.

Esto no quiere decir que estemos de acuerdo con acciones irregulares que bien pudieran cometer algunos funcionarios públicos, de lo que no tenemos pruebas en el momento, soy mas bien partidario de que todo funcionario publico del que el rumor publico indique (no de manera malsana, ni politiquera), que haya incurrido en acciones ilícitas, actos de corrupción, nepotismo, etc., sea suspendido de su puesto, durante se desarrolle dicha investigación y de esta arrojar suficientes elementos que puedan facilitar la buena confección de una acusación sólida,  (presupuestos) entonces destituirle.

Cuando se destituye a un funcionario que ha sido sujeto de críticas por haber violentado las normas morales y éticas, que sustentan nuestra sociedad, y no se lleva a cabo al menos una investigación, se da una mala señal.