jueves, 12 de enero de 2012

La Solidaridad anormal e irracional del Estado Dominicano.

La solidaridad es una de los valores humanos por excelencia, del que se espera cuando un otro significativo requiere de nuestros buenos sentimientos para salir adelante. En estos términos, la solidaridad se define como la colaboración mutua en la personas, como aquel sentimiento que mantiene a las personas unidas en todo momento, sobretodo cuando se vivencian experiencias difíciles de las que no resulta fácil salir.

Debido al verdadero significado de la solidaridad no es de extrañarse que escuchemos este término con mayor frecuencia cuando nos encontramos en épocas de guerra o de grandes desastres naturales. De este modo, gracias a la solidaridad es posible brindarle una mano a aquellos que resultan menos favorecidos con este tipo de situaciones.

De modo que invertir en el sector Educación por parte de una nación siempre será positivo, y mientras mas se invierta mejor, ya que los pueblos se desarrollan en la medida en que sus hombres y mujeres eficientizan sus conocimientos a través de la educación, no hay país alguno que haya salido del sub-desarrollo sin hacer mejores inversiones en tan importante sector.

La Republica de Haití encaminada a su 208 aniversario de fundada y encuentra este nuevo aniversario con que los diversos gobiernos que ha tenido, no pueden presentar nada diferente, sino mas de lo mismo; una nación desolada, destruida, sin educación, con una miseria extrema y posicionada en ultimo lugar en todos los estudios a nivel internacional, donde la institucionalidad es desconocida, donde la autoridad no se conoce y peor aun cuando las posibilidades de mejorar positivamente son totalmente inexistentes

La Republica Dominicana es un país que conforma la isla Española con Haití, y que alcanza los 168 años de independizada, tiene pocos logros que puedan exhibir ante los pueblos hermanos, en el periodo antes citado. Hemos tenido diversos tipos de accionar por parte de los gobernantes con respecto al pueblo Haitiano, debemos recordar la matanza de octubre de 1937, de este hecho podemos presentar dos razones que dieron origen a estas muertes:

Los problemas de definición fronteriza, que originaron que amplias porciones de nuestro territorio en la frontera estuvieran ocupadas por haitianos.

La necesidad del régimen de tener control absoluto del territorio nacional. En la frontera existía un amplio comercio ilegal y circulaba la moneda haitiana.

Independientemente de la realidad de estas causas, tal vez no se pueda justificar la muerte de ciudadano alguno.

El pueblo haitiano que históricamente ha representado una carga insostenible para el Estado Dominicano, pero que vemos que desgraciadamente por las presiones e injerencias de EEUU, Francia y sus entelequias internacionales, hemos tenido que olvidarnos de nuestra "Soberanía", y peor aun de nuestra "Libertad", y ni pensar en ser "Independiente", es penoso como nuestros gobernantes no han tenido el coraje de hacerle un frente, un alto, primero a esas potencias que se caracterizan por poseer un accionar turbio y distante del respeto a la soberanía de los pueblos, conjuntamente de sus entelequias (organizaciones internacionales, para maquillar sus imposiciones), con su único objetivo; saquear y robarle a toda naciones que posea lo que a ellos les interese en determinado momento, y a la vez auto descargarse de responsabilidades.

Vemos como en la actualidad los nacionales haitianos, dirigen la economía informal en el lado este de la Isla Española, desarrollando una invasión pacifica, donde desplazan a los Dominicanos de todas las plazas del sector antes mencionado, siendo esto un grave peligro que nos afectara aun mas en el futuro inmediato.

Entiendo que el pueblo haitiano ha tenido la desgracia, podríamos decir así de ser una carga para todos, y que penosamente no tienen futuro, ya que sus ciudadanos les importa poco el avance de su sociedad. Me da mucha lastima ver como "nos quedamos desnudos por vestir al vecino" y esto no resiste ningún análisis lógico y mucho menos racional.

Que vergüenza que los ideales de nuestro único padre de la patria Juan Pablo Duarte hayan sido lanzados al zafacón, por nuestros gobernantes. Que penoso es ver que pese a la gran debilidad que tiene nuestro sistema educativo, con múltiples lagunas y precariedades, se haya decidido que con el dinero del ESTADO DOMINICANO, se haya construido una moderna universidad al pueblo vecino. Invertir en educación es importantísimo reitero, pero no debimos” quedarnos con hambre, mientras nuestros alimentos se lo damos al vecino".

Es esta una solidaridad pendeja por parte del Estado Dominicano, con la que jamás estaré de acuerdo. El problema de Haití no es responsabilidad nuestra, sino de quienes se han benecifiado con su saqueo permanente entiesase EEUU, y Francia fundamentalmente. No nos corresponde ese nivel de solidaridad.

Muy Responsablemente: Amed Numeiry Haza Moreno.