martes, 19 de marzo de 2013

Batalla del 19 de Marzo

19 de Marzo.jpg


La Batalla del 19 de marzo o Batalla de Azua fue la primera gran batalla en defensa de la independencia dominicana y se libró el 19 de marzo de 1844, en Azua. Una fuerza de 2,200 tropas dominicanas, una parte del ejército del sur, dirigidas por el general Pedro Santana, derrotaron a una fuerza de 10,000 soldados del ejército haitiano encabezada por el general Souffrand.


Historia


Luego de Proclamada la Independencia, nuestro país fue escenario de diferentes batallas, una que marco el antes y el después fue la reconocida Batalla del 19 de marzo de 1844 en la provincia de Azua de Compostela.


En esta fecha se libró la primera gran acción de guerra entre tropas dominicanas y las fuerzas invasoras haitianas, encabezadas por el entonces Presidente Charles Hérard, la cual tuvo lugar en la entrada de Azua, camino a San Juan de la Maguana.


Una vez Charles Hérard se dio cuenta del Movimiento Independentista de 1844 preparó su ejercito con fin de combatir a los dominicanos, saliendo de Puerto Príncipe con 30,000 hombres divididos entre 10,000.


Una al mando del General Pierret quien tomó las ciudades de Puerto Plata y Santiago, y la otra comandada por Hérard, que se dirigía a hacia Azua, y finalmente la de Neyba, al mando del General Souffront.


Mientras en la parte dominicana se encontraba el General Pedro Santana que estuvo acompañado por Antonio Duvergé, quien estaba encargado de velar por los diferentes lados durante la batalla.


Las tropas dominicanas estaban posicionadas en puntos estratégicos en la ciudad de Azua , conformadas por 2,500 soldados, entre los que se encontraban hateros y monteros, que formaban el ejército de Pedro Santana. Entre los soldados se encontraban jóvenes azuanos que habían sido entrenados por Duvergé y Francisco Soñé.


Para combatir el ejército haitiano Santana formó dos líneas compuestas por dos cañones, uno a cargo de Francisco Soñé, y la otra por el Teniente José del Carmen García.


Datos históricos revelan que la batalla inició alrededor de la 7:30 de la mañana, donde los dominicanos vencieron a los haitianos, aunque no se sabe con exactitud el número de muertos de ambos países, lo que si se sabe es que los haitianos se vieron obligados a salir del territorio dominicano.


Otros militares que combatieron fueron, los soldados Valentín Alcántara y Vicente Noble. Al centro de la defensa dominicana una pieza de arma y el grueso de las tropas comandadas por Juan Esteban Ceara, Lucas Díaz y Luís Álvarez.


Cada 19 de marzo es motivo de fiesta en la Provincia sureña, donde autoridades gubernamentales se trasladan a celebrar un año más de tan importante gesta, y solo en azua es declarado día de fiesta.


Organización de las tropas

Las tropas dominicanas estaban distribuídas de la siguiente manera:


En el Camino del Barro (noroeste del pueblo), la fuerza de la fusilería azuana comandada por el capitán Vicente Noble;


En el Fuerte Resolí, en un pequeño cerro al norte y en la orilla derecha del Río Vía, 200 hombres al mando de Nicolás Mañón (Nota: no confundir este fuerte con el localizado en Najayo Arriba, San Cristóbal);


En centro de la villa, frente al camino de San Juan, se encontraban dos cañones, uno manejado por Francisco Soñé y otro por José del Carmen García;


En Los Conucos y camino a Las Clavellinas (suroeste del pueblo), se encontraba una fuerza de artillería comandada por Matías de Vargas, José Leger y Federico Martínez.


Batalla del 19 de Marzo
la Guerra por la Independencia Dominicana
Fecha19 de marzo de 1844
LugarAzua
ResultadoVictoria dominicana
Beligerantes
Bandera de República Dominicana. República DominicanaBandera de Haití. Haití
Comandantes
Bandera de República Dominicana. Pedro Santana
Bandera de República Dominicana. Antonio Duvergé
Bandera de Haití. Charles Hérard
Bandera de Haití. Gral. Souffrand
Fuerzas en combate
2,200 regulares y milicianos10,000 regulares
Bajas
Se desconoceCuantiosa
Cronología
Anterior
Batalla Cabeza de Las Marías
Batalla del 19 de MarzoPosterior
Batalla del 30 de Marzo



viernes, 1 de marzo de 2013

El Método Apriorístico en el Periodismo Dominicano.



      Con el pasar del tiempo vemos como los profesionales de la comunicación se distancian de la esencia que le dio nacimiento a su oficio.

     Muchas veces se dejan embargar por el sensacionalismo politiquero, dejando entre ver con tal acción que no se ajustan debidamente a los deberes profesionales que sostiene su profesión.

     Utilizar el método apriorístico, es emitir noticias, opiniones, comentarios, y acusaciones en los diferentes medios de comunicación sin haber previamente desarrollado la investigación de lugar, aunque se podría justificar que  un error en la fuente periodística es la responsable cuando se comete una acción poco profesional,  pero sabemos

     Tal y como esta establecido en el capitulo I (DE LA LIBERTAD DE PRENSA E INFORMACION), del Código de Ética del Periodismo Dominicano, en sus cinco artículos recoge  la manera de cómo debe accionar un periodista en la obtención de la información, haciendo énfasis en que el periodismo es un servicio de interés social, por otra parte establece el referido Código de Ética que el periodista defenderá el derecho universal de las personas a ser bien informadas, es por ello que me he motivado a redactar esta breve nota, tratando de generar conciencia en nuestros comunicadores, para alcanzar un mejor periodismo.

     Siempre me ha motivado la comunicación, la buena comunicación en un espacio meramente democrático, donde fluyan las opiniones en un abanico de ideas,  y precisamente por excesos cometidos por quien suscribe ya que nadie es perfecto, y partiendo de que errar es de humano, y rectificar de sabios, trato de orientar humildemente.

     Vemos como el capitulo II del mencionado Código de Ética, habla de los deberes y derechos ante la sociedad que tiene el periodista, donde en ocho artículos recoge el compromiso social del periodista y su obligación con la buena comunicación.

     Ahora me centrare en el capitulo VII, que habla de los Actos contra la profesión periodística, dicho capitulo recoge en síntesis mi articulo referente a los actos antiéticos.

     Entiendo que la independencia es difícil para ser humano alguno, pero la objetividad JAMAS, debe perderse, y es por ello que lamentablemente con todo el dolor de mi alma, veo como nuestros medios de comunicación mas bien parecen ser seccionales de los diversos partidos políticos, donde mediante acciones politiqueras, se juega con la moral de todo el mundo, partiendo de que debe imperar la  Libertad de Prensa, que es un principio universal respetado por todas las naciones que aspiran a consolidarse democráticamente hablando.

     Vemos como se aglomeran por resentimiento, odio, fanatismo, empecinamiento, etc, tanto hacia un sector como hacia el otro, cuando debe primar la objetividad, esto es olvidarse de su filiación, sentimiento, o pasión política, social y religiosa durante el ejercicio de la labor profesional. Estas características dan nacimiento al sensacionalismo mediático, y por ende al distanciamiento de la esencia como génesis del periodismo.

     Espero juiciosamente que nuestro periodismo en vez de seguir desconectándose de su misión de bien  comunicar, más bien se centre en su responsabilidad social.