martes, 24 de mayo de 2011

Los políticos.

Los políticos deben tener mas cuenta respecto a su conducta y su accionar ya que muchas veces ésta contrasta con su predica al ver que ellos ignoran que existimos quienes tomamos muy en cuenta su historial.

Fruto de esto vemos como se bifurca la predica de la práctica en cuanto a ellos se refiere y me circunscribo a la nación Dominicana, ya que es el área que entiendo conocer a plena cabalidad y como aspiro a tener una mejor sociedad, para ello debemos tener bueno y mejores políticos que simplemente cumplan con sus deberes y obligaciones para lo que electos mediante voto directo o indirecto.

El nacimiento de esta nota no obedece a ningún político en particular, sino más bien viene con la idea de crear conciencia y obtener mejores resultados de la política y sus políticos, la sociedad los necesita.


Esta breve nota fue desarrollada por. Amed Numeiry Haza Moreno.

De Haití, migración y algo más.

Cuando me decidí a escribir sobre este tema, trate de ser lo mas objetivo, ya que como buen dominicano y amante de mi patria debo estar al lado de los mejores intereses para con la nación.


El tema haitiano si nos situamos en los acontecimientos históricos sus ideales y lo que tenemos hoy en día, vemos que poco valió la pena que nuestro padre de la patria Juan Pablo Duarte, olvidado él y sus principios, por los cuales lucho creyendo que podíamos tener hoy en día una mejor sociedad.


Fruto del descuido histórico-político, respecto al tema migratorio por parte de las autoridades dominicanas, que a veces interpreto que el único propósito fuese eliminar la frontera y que diremos la gran desgracia de esa media isla, pero pese a ello quisiera estar equivocado y que esa no fuese la realidad, pero vuelven los acontecimientos y generan un gran contraste.


Haití un país desgraciado reitero nueva vez, y esto no lo hago de forma despectiva para nada, y quienes deben asumir una posición por un compromiso histórico Francia y EEUU, quienes se hacen de la “vista gorda”, y fruto de su brutal irresponsabilidad esta en gran parte Haití como esta, esta falla viene a agudizar los graves problemas de aquel país.


Haití nos lleva 40 años de independencia, y que ellos al igual que nosotros en un menor grado no pueden presentar ningún logro positivo durante su historia.


Haiti destruye o afecta permanentemente nuestra economia , ya que sus nacionales que estan de este lado son inmensamente ilegales, y ello conlleva una seria de gastos innecesarios por parte del estado, que se pudiese invertir en sectores meramente necesarios e importantes.


Que significa eso, que como el estado dominicano no tiene una política migratoria definida, no sabemos por su estatus ilegal, ¿Cuántos son?, ¿Qué hacen?, ¿Qué buscan?, ¿Quiénes son?, ¿Qué buscan de este lado? Entonces nos trae como consecuencias innumerables acontecimientos nefastos para el avance de la nación, por parte de los haitianos, de los cuales el estado dominicano no tiene, y al parecer no tendrá al menos por el momento control de esta “invasión pacifica destructiva”, llamada así por quienes le tenemos aun amor a la patria.


Me sorprendió sobre manera ver como al anterior director de migración Sigfrido Pared Pérez, se le destituyo precisamente cuando se decidió retirar (como debe ser), a los nacionales haitianos ilegales que físicamente existían en el país, accionando con la firmeza debida aunque para ello debió tomarse más de un año en sus funciones para iniciar la devolución de los ilegales.


De penetrar legal y planificadamente como debe de ser, por las autoridades dominicanas y sin estar narigoneada ésta por los organismos internacionales dirigidos por Francia y EEUU, Entonces la Republica Dominicana ganaría bastante y daría un significativo y positivo paso de avance la nación ante este tema.


En la actualidad vemos como penosamente las autoridades competentes a dicho tema, ignoran por conveniencia o temor los deberes y obligaciones que ellos están compelidas a actuar positivamente para con la sociedad.



Muy responsablemente. Amed Numeiry Haza Moreno.