miércoles, 9 de enero de 2013

La República Dominicana: Migración y Soberanía.


La Guerra de la Independencia Dominicana le dio a la República Dominicana su independencia de Haití en 1844. Antes de la guerra, toda la isla La Española había estado bajo el dominio haitiano durante 22 años cuando Haití ocupó el nuevo Estado independiente llamado Haití Español en 1822. Después de los esfuerzos hechos por patriotas dominicanos para independizar el país del dominio haitiano sobrevinieron una serie de batallas que sirvieron para consolidar la misma (1844-1856). Los haitianos hacían ataques incesantes para volver a dominar la recién creada República, pero con resultados fallidos.
Esta acción de independencia fue llevada a cabo por nuestro padre de la patria Juan Pablo Duarte Díez además de un conjunto de hombres que con anhelo y decisión defendieron los mejores intereses de nuestra nación.
Toda nación en el mundo que goce de Libertad, Soberanía e Independencia, como la República Dominicana, tiene pleno derecho a trazar sus propias limitaciones migratorias, mediante un flujo planificado de ciudadanos que con buena fe se insertan en nuestro país.
Teniendo presente, quienes entran a nuestro país, a que vienen, hacia donde van, que tiempo pretenden durar en nuestro territorio, etc, estas son apenas algunas características de lo que ha de ser una planificación de Estado, tendente a garantizar la paz y tranquilidad que todos nos merecemos.
Estas acciones vendrían a dar resultados excelentes si se lleva a cabo a plenitud tal como se ha concebido. Ahora bien estas acciones, son llevadas a cabo dentro del marco del respeto de los derechos humanos, de los diversos organismos internacionales que velan por el respeto integro de los ciudadanos tal como es la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, así como la Comisión de los Derechos Humanos, entre otras, de los cuales nuestra nación es signataria.
Toda nación que aspire a prosperar y alcanzar un progreso sostenido y cualitativo, debe limitar su migración, bajo la debida planificación.
Hemos visto como con cierto nivel de perversidad los mayores responsables de la desgracia de nuestros vecinos Haitianos, entiéndase Estados Unidos de América, Francia y Canadá tratan de enviarles a otros la carga de sus errores, como una forma de desconectarse irresponsablemente de su compromiso con la comunidad internacional. 
No se puede ocultar que en gran manera esta acción imprudente y chantajista por parte de la trilogía de países antes mencionado, ha hecho mermar el avance y desarrollo sostenido que debió alcanzar nuestra querida nación, ya que esos ciudadanos Haitianos han desplazado a nuestros nacionales de gran parte representativa en el sector informal, de manera injusta e inconcebible.
Actuar con apego y respeto a un Reglamento de Migración, el cual emana de parte de nuestros legisladores, encargados de establecer la normativa que vaya a regir nuestra nación, y que tiene como única función y misión velar por la buena regulación de la migración.
Basta ya, de chantajes, presión, y acciones extorsionista al Estado dominicano, por parte del trió o imperio del mal, pese a todo ello la República Dominicana sera siempre Libre, Independiente y Soberano, de toda potencia extranjera.
Termino este articulo recordando esta bellisima frase del padre de la patria Juan Pablo Duarte Díez "En Santo Domingo no hay más que un pueblo que desea ser y se ha proclamado independiente de toda potencia extranjera, y una fracción miserable que siempre se ha pronunciado contra esta ley, contra este querer del pueblo dominicano".JPD


No hay comentarios: